lunes, 24 de noviembre de 2008

ATENCIÓN MÉDICA EN RESIDENCIAS DE ANCIANOS

1. INTRODUCCIÓN
1.1 De donde venimos: El asilo, la residencia
Las residencias no han sido ajenas, ni lo son, a los cambios sociales ocurridos en las últimas décadas. No hace todavía tanto tiempo que las actuales residencias para ancianos eran conocidas bajo el término de asilo, donde se albergaba a grupos de población dispar, pobres, enfermos, ancianos, que carecían de recursos para vivir en la comunidad. Por diferentes motivos no constituía un hábitat deseado por sus asilados y su ingreso en el asilo marcaba a las personas que en él vivían y originaba el rechazo de la sociedad. Aplicando criterios de beneficencia y caridad, proporcionar cobijo, comida, aseo y ropa eran las principales funciones realizadas por estas instituciones.
Los cambios realizados en los centros, a mediados de los años 70 del siglo pasado, han llevado a estos asilos a convertirse en las actuales residencias, donde se presta una atención de calidad al anciano residente. La residencia sirve de vivienda permanente y común a quienes no pueden satisfacer esta necesidad por otros medios.
1.2. Adonde vamos: El centro socio-sanitario
Factores como el aumento del número de ancianos mayores de 80 años, de las enfermedades crónicas con tendencia a ocasionar invalidez y dependencia según aumenta la edad de las personas, la disminución del potencial de los cuidadores informales debido al descenso del número de hijos y descentralización de la familia, y la escasez de recursos comunitarios para situaciones de gran dependencia y necesidad de atención continuada, aumentan la demanda de plazas y el ingreso de ancianos muy longevos, enfermos y dependientes, que requieren atención desde una perspectiva integral, común entre los servicios sociales y sanitarios, y van transformando el modelo actual de residencia en el complejo concepto de centro socio-sanitario (CSS) donde se ofrecen cuidados y servicios para la dependencia ocasionada por la enfermedad( leer en este blog “EL CENTRO SOCIO SANITARIO, UN RECURSO NECESARIO”

2. NUESTRA RAZÓN DE SER. OBJETIVOS
Objetivo principal:
Proporcionar una atención integral y continua al residente.
Objetivos secundarios:
Organizar una atención multidisciplinar.
Desarrollar y mantener el trabajo en equipo.
Elaboración de programas y protocolos de trabajo.
Coordinación con los servicios sanitarios y socio-sanitarios de nuestra área de referencia.
Participar en la formación del personal.

3. UNA NUEVA FORMA DE TRABAJAR
¿Porqué un cambio en la forma de trabajar si ya prestamos una atención de calidad?. Los siguientes argumentos pueden darnos la respuesta a esta pregunta:
a) La complejidad asistencial de los actuales y futuros residentes requiere de la colaboración de diferentes profesionales que tienen que realizar una actuación coordinada para dar solución a los problemas o necesidades del residente; el trabajo en equipo es necesario.
b) Adquirir bases estructurales elementales que nos permitan una adaptación al próximo desarrollo del Plan Estratégico para el Desarrollo de la Atención Socio – Sanitaria en las diferentes comunidades autónomas.


4. FUNCIONES DEL MÉDICO
Las funciones del médico dentro del equipo de trabajo pueden ser:


4.1. VALORACION INTEGRAL Y CONTINUA DEL ANCIANO
Se realizará una valoración integral de ingreso, durante el primer mes de estancia en la residencia, se registrará si padece enfermedades, la medicación que toma, y si tiene que realizar algún tipo de régimen dietético.En reunión interdisciplinar, de los diferentes miembros del equipo de trabajo se obtendrá información sobre el residente relevante para su salud. Así, se obtendrá la información necesaria referente a su capacidad para el desarrollo de las actividades de la vida diaria, su conducta, hábitos alimenticios o de sueño, etcétera. Del servicio de trabajo social obtendremos información sobre aquellos aspectos de su vida social que puedan afectar a su salud, tales como relaciones familiares, presencia de tutores legales,…, y del personal de enfermería, integrantes del ET, de aquellos aspectos relevantes de su salud, enfermedad o tratamientos.
Con toda esta información recopilada, se propondrá un plan integral de actuación por parte del ET que debe de incluir recomendaciones sanitarias y sociales, tales como actividades de fisioterapia para prevención de caídas o actividades de tiempo libre para evitar el aislamiento y depresión,…
Se programará una valoración integral semestral del residente, cuyo objetivo primordial será prevenir la dependencia o disminuir los efectos de ésta en el caso de que ya existiera cierto grado de dependencia o, en el peor de los casos, mantenerla sin que progrese a mayores grados.


4.2. ATENCIÓN - CONSULTA MÉDICA
Se denomina de este modo la consulta diaria, en la que se atiende a aquellos ancianos que la demandan personalmente o bien a través del personal responsable de su cuidado, o sus familiares y allegados. También serán atendidos aquellos que hayan sido citados para realizar un control de su enfermedad o una determinada prueba diagnóstica (electrocardiograma, realizar un test psicométrico, ..) o terapéutica (extracción de tapones de cera de los oídos, curas de heridas,..).
Dentro de este apartado, y considerado de gran importancia, se incluye el seguimiento del tratamiento farmacológico. Las muchas enfermedades que padecen los residentes determinan el uso de numerosos medicamentos. Llevar un registro de ellos y revisar su indicación periódicamente evita interacciones nocivas no deseadas. La colaboración con el departamento de farmacia(si lo hay), con enfermería y con el personal de la planta responsable de la medicación es indispensable para llevar correctamente los tratamientos.
Indicación y valoración de resultados de fisioterapia, para la recuperación de lesiones agudas o crónicas o preventivas, y la prescripción de dietas alimenticias también se incluyen en esta actividad.


4.3. MEDICINA PREVENTIVA. PREVENCIÓN DE LA SALUD
Leer en este blog ARTÍCULO, “MEDICINA PREVENTIVA EN EL ANCIANO”


4.4. INFORMAR A FAMILIARES Y ALLEGADOS
La tendencia a mantener a los ancianos en sus viviendas, ha ido desarrollando los servicios de ayuda a domicilio, los centros de día, la teleasistencia, y otras actividades que hacen partícipe a la familia en los cuidados de sus ancianos, y esta participación se continua cuando el anciano ingresa en la residencia. Así, los familiares cada vez están más integrados en la atención del anciano residente y solicitan más información sobre su estado de salud, principalmente en las fases finales de la enfermedad. Facilitarles la información correcta por el personal adecuado mejora la percepción de calidad asistencial, evitando, como ocurre a veces, que la familia solicita información sobre su familiar a cualquier empleado del centro y que éste no siempre está bien informado sobre lo que hay que decir.


4.5. RELACIONES CON LOS SERVICIOS SANITARIOS LOCALES
Los traslados a los hospitales o a las consultas de médicos especialistas en los ambulatorios son cada vez más frecuentes debido a las múltiples patologías del residente. También es más habitual la necesidad de acudir a diferentes departamentos de la Administración para autorizar la dispensación de determinadas medicaciones u otros productos de uso sanitario. Mantener buenas relaciones con estos centros y sus profesionales facilitará el desarrollo de nuestra labor. El acudir, de forma programada, algún miembro autorizado del equipo a recibir información sobre los ancianos ingresados en el hospital, la elaboración de informes para llevar a las diferentes consultas y la organización de reuniones con los diferentes departamentos de la administración local, ambulatorios, inspección médica o de farmacia, son actividades a realizar.

4.6. EQUIPO MULTIDISCIPLINAR
En diferentes momentos de este artículo he hecho referencia a la importancia del trabajo en equipo.
Está demostrado que el trabajo en grupo tiene como consecuencia una disminución de la mortalidad y de la aparición de enfermedades; además, reduce la invalidez y la dependencia. También, se ha demostrado su eficacia para disminuir los gastos que ocasiona la atención a estos ancianos.
Promover su creación y participar activamente en sus reuniones es una labor fundamental de la actividad del médico.


4.7. ELABORACIÓN DE PROTOCOLOS
Hoy en día es muy fácil obtener amplia información sobre diferentes temas, sanitarios en nuestro caso, pero esta información no siempre es la más adecuada. Por otra parte, actualmente es muy frecuente la rotación del personal al cual se le debe de instruir en sus quehaceres.
Por estos motivos, debemos de considerar los protocolos de trabajo como una forma de trabajo organizada y consensuada entre los diferentes profesionales que intervienen en el desarrollo de una actividad, dejando poco espacio a la improvisación personal.
El servicio médico y de enfermería debe de promover y participar en la elaboración y difusión de protocolos de trabajo.

4.8. FORMACIÓN CONTINUADA DEL PERSONAL
Las necesidades de las personas mayores, sobre todo de aquellos con limitaciones funcionales que disminuyen su actividad social y su cuidado personal, demandan actitudes que implican la intervención de personal cualificado, con formación específica y conocimientos suficientes para afrontar estas demandas.
El servicio médico de la residencia debe de participar y promover la formación de otros profesionales y empleados del centro para que conozcan y apliquen criterios adecuados en la atención del residente. Mediante cursos básicos o especializados, organizados por la propia residencia o empresas externas, conseguiremos acercarnos a los objetivos marcados por el centro.

4.9. EDUCACIÓN DEL RESIDENTE, FAMILIARES Y VOLUNTARIOS
Por medio del equipo de trabajo debemos de informar a estos grupos de cuáles son nuestros objetivos y nuestros métodos de trabajo; así mejoraremos las relaciones entre nosotros. El personal sanitario informará sobre las medidas de higiene, la importancia de la alimentación y de seguir los diferentes regimenes necesarios evitando, por ejemplo, que los familiares o voluntarios traigan dulces a aquellos que son diabéticos; también se darán consejos sobre la actitud a tomar con las personas que presenten desorientación o delirios. Esta labor cobra máxima importancia en aquellos ancianos que están en situación de enfermedad grave, en las denominadas fases terminales.

4.10. FAVORECER LA INVESTIGACION
Porque la investigación en una vía que mejora la calidad, debemos promover la actuación de los diferentes profesionales que trabajan en la residencia en cuantos actos científicos sean de interés, procurando divulgar quiénes somos y qué hacemos.

5. MODELO DE ORGANIZACIÓN SEMANAL DEL TRABAJO
Una buena organización de la consulta implica una mayor calidad en la atención de los residentes.


La revisión de la agenda de trabajo, al inicio del día, no será superior a 30 minutos, e incluirá conocer las incidencias habidas desde la jornada anterior, recepción de pruebas complementarias solicitadas (análisis, radiografías…) y organización de la jornada.

La consulta médica a demanda, con una duración aproximada de tres horas, se realizará al menos 4 días a la semana. Utilizar un sistema eficaz de cita previa, será un objetivo de este servicio para evitar esperas innecesarias de los residentes y personal acompañante.

La consulta programada se realizará tres o cuatro días a la semana y su duración estimada será de dos horas pordía. En ella se incluirán las revisiones preingreso, post ingreso, semestrales y aquellas para el control de enfermedades crónicas que así lo requieran.

Dentro del tiempo dedicado a las actividades complementarias se incluyen las reuniones con el equipo de trabajo, la realización de informes, revisión de tratamientos, y todas aquellas actividades incluidas en las funciones a desarrollar por el médico que no tienen cabida en los apartados anteriores.

LUNES/MARTES/MIÉRCOLES/JUEVES/VIERNES
______________________________________
------- REVISIÓN DE AGENDA DE TRABAJO------

---------CONSULTA MÉDICA A DEMANDA--------

--------CONSULTA MÉDICA PROGRAMADA------


--------ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS------

1 comentario:

Josep de Martí dijo...

Leo este artículo en Julio de 2013, o sea, cinco años después de haber sido escrito. Dirijo desde Julio de 2000 el portal Inforesidencias.com, dirigido, por un lado a quienes quieren buscar una residencia geriátrica, y por otro a los profesionales que se dedican a la atención a mayores.


Me sorprende cuántas partes del artículo siguen teniendo actualidad hoy tal cómo la tenían en 2008, o en 2000. El papel del médico en residencias para ancianos sigue siendo un campo de discusión debido a que todavía no se ha determinado de forma clara dónde acaba la atención sanitaria pública y dónde empieza la que presta el médico de una residencia pagado por los residentes o con el dinero de los conciertos.


Desde Inforesidencias.com consideramos que la lectura de este artículo debería hacernos reflexionar y volver a intentar el encaje.